La disciplina, puente entre los sueños y la realidad

Con frecuencia, en la vida necesitamos de un conjunto de reglas de comportamiento para mantener el orden, de una actitud de constancia, incluso de la subordinación entre los distintos miembros de un cuerpo en una profesión o en una determinada colectividad; necesitamos de una serie de actos o normas cuyo cumplimiento de manera reiterada conducen a cierto resultado. En efecto, es lo que denominamos, en términos genéricos, disciplina.

La campeonísima y maestra del circuito WTA, Garbiñe Muguruza, ha declarado de forma rotunda e ilusionante: “sueño en grande y siempre intento que mis sueños se hagan realidad”. La disciplina, a mi juicio, es la herramienta de oro para hacer más corto y llano el camino entre los sueños y la realidad, y a ella se ha referido Garbiñe cuando ha confesado que una de las claves de su ascenso es la mejora “en la gestión de la presión”.

     Es la primera española coronada en el Masters de la WTA, y es curioso pero no ha revelado que lo determinante ha sido conseguir un mejor saque, o un mejor revés, o ni siquiera una mejor resistencia física. No, ha aludido a la gestión de la presión, algo de salida completamente externo pero que termina afectando fulminantemente, de lleno, al juego de esta excelente tenista.

“Las lesiones siempre están ahí, pero me sentí sólida, contenta conmigo mismo y con mi equipo. Mucho más madura y mucho más estable”, ha añadido. “Cada año para nosotras es como cinco porque la vida de una atleta es muy corta. Una aprende muchas cosas y yo gestiono mucho mejor cuando pierdo algún juego o estoy en un momento importante del partido. Esos puntos que piensas que ya lo tenía y que luego te afectan. Lo tengo todo más controlado y mi mente bien organizada para superar esos momentos”.

Lo que ha convertido a una magnífica deportista en una soberana campeona es, como ella misma reconoce, el esfuerzo mental, un recorrido “en el que cuentan los años en los que no lo he pasado tan bien (…) me siento mucho más madura y estable, gestiono mejor”. Pero, algo con anterioridad y sobre lo que vale la pena reflexionar, una autoconciencia y un autoconcepto, fuertes, justificados… y en equilibrio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.