Joel Álvarez: derribar todos los muros es posible

No siempre el ascenso resulta igual de asequible. Ni siquiera para los que tienen madera para llegar a lo más alto. ¿Por qué? Un factor es fundamental: el entorno. No el familiar o personal o profesional del deportista, sino la propia disciplina en la que se mueve, el arraigo que tiene en su país, el presente y futuro de la misma.

En España, es sabido que a los boxeadores les ha costado abrirse paso. A pesar de que se ha contado con auténticos números uno, década tras década. Determinados estigmas detrás, clichés que no terminaban de caerse, prejuicios que no acababan de prescribir… no ha sido fácil.

Y situación análoga se han encontrado quienes, más recientemente, se han internado en el universo apasionante y ultra-exigente de las artes marciales mixtas, las MMA. Se trata de una modalidad que causa furor, pero aquí nadie imagina aún un gran evento con las gradas llenas, sea en la ciudad que sea: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla… es impensable.

Precisamente por eso, por ese paisaje general, por ese contexto, tiene un mérito extraordinariamente añadido el momento que vive el asturiano Joel Álvarez, en una carrera rabiosamente al alza en la UFC, superando y con mucho las expectativas previas que se crearon sobre él.

No es moco de pavo -valga la expresión coloquial- que, el pasado fin de semana, en una pelea dominante finalizase a un luchador rankeado 15 de la división ligera, Thiago Moisés, con aparente facilidad en el primer asalto, mostrando un estado de gracia de quien se ubica en pleno movimiento de ascenso.

En el pasado, había acreditado una capacidad formidable para las sumisiones, pero en este último envite ha enseñado lo que puede dar de sí en el striker, nada menos que contra un cinturón negro en jiu jitsu brasileño: una catarata de rodillazos al cuerpo, de codazos sobre la cabeza de su rival y una actitud de castigar sin tregua desde el primer segundo hacían todo.

Las apuestas estaban indisimuladamente en su contra y Álvarez se sobrepuso. Su carrera es prometedora. Y el mensaje más atronador que deja es el de que, incluso cuando todos los elementos se ponen en contra (primero para crecer en tu tierra, luego para triunfar cuando sales de ella), el entrenamiento duro, la disciplina espartana y casi la obsesión por rebasar hitos pueden obrar increíbles milagros. Pero ‘El Fenómeno’ es ya una realidad, tangible… y de ello tienen conciencia, perfectamente, en las altas esferas de la promotora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.