El valor de la experiencia en la alta competición

El grito de Chiellini en el penalti decisivo que el domingo por la noche daba a Italia la Eurocopa frente a Inglaterra llamó extraordinariamente la atención de los aficionados del mundo entero. “¡Kiricocho!”. Se trataba de un maleficio popularizado por Bilardo con el que el capitán de los azzurri apelaba a una superstición cuyo origen se remonta a la década de los sesenta en el seno del Estudiantes de La Plata.

Se ha tomado no a chirigota pero sí con sentido del humor que un tipo que pasa de los treinta y cinco y va camino de los cuarenta siga en plena forma física, mandando en el centro de la defensa de una escuadra de primera categoría y tenga tics que, precisamente, hacen gala de su veteranía. Pero quizá por su carácter desenfadado y extrovertido se ha menospreciado en parte lo que aporta precisamente desde los años que tiene cumplidos en los terrenos de juego: la autoridad, el dominio, la categoría, el saber estar en las circunstancias en las que a otros le tiemblan las piernas… y algunas virtudes más.

Por su estilo de juego, evidentemente no es Chiellini un súperclase del fútbol mundial. Ni falta que le hace. Aporta a su organización lo que personas veteranas, en las empresas y en las instituciones, aportan: una trayectoria, una larga carrera de éxitos pero también de retrocesos, una capacidad de resiliencia que le hacen durar más que a muchos otros… pero también la inspiración entre los más jóvenes, el ejemplo, el coraje en la recta final de un camino…

En una sociedad a veces infantilizada, da la sensación de que la juventud es, invariablemente, un valor en sí mismo, y que a los mayores hay que ir dejándolos de lado. Pero no debería ser así. Un conjunto, también un equipo de alta competición, es un proyecto en el que la ecuación intergeneracional cobra un gran peso y tiene un enorme sentido. El hombre que ha llevado el brazalete durante las últimas semanas de los campeones lo ha acreditado. Y su ejemplo, más allá de las chanzas, debería trascender, socialmente, a lo que ocurre en el verde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.