El hombre callado (pero eficaz) tras el éxito de Djokovic

Mucho ha pasado, y bueno, desde que Novak Djokovic empezase siendo un crío a dar pelotazos en la pared del búnker en el que se refugiaba en su Serbia natal, según cuenta la leyenda. La escalada con el paso de los años fue fulgurante, como suele ocurrir con casi todos los campeones a los que apenas se les resiste la victoria.

Y cada campeón, naturalmente, tiene su carácter. En este caso hemos visto muchos momentos de rabia en sus inicios pero también cómo se ha producido una evolución que se visualizaba en el abrazo a sus adversarios cuando finalizaba un partido, entre otros gestos acompañados de mensajes que evocaban pacifismo.

Estos días, con motivo de la crisis del covid-19 en Australia, hemos podido conocer al responsable de esa transformación emocional: el riojano Pepe Imaz. Desde Marbella, viene trabajando el coaching con tenistas de alto nivel, como el propio Feliciano López, e incidiendo en la parte más mental, casi espiritual. Se dice de él que es capaz de entrar en el corazón de quienes están en la cima y conseguir una cercanía, en diversos planos, que no es fácil de obtener con quienes prefieren en ocasiones encerrarse en una burbuja hermética, infranqueable.

España es un país en el que, lamentablemente, se cultiva la envidia más de lo que se debería. Y así, estas horas se ha escuchado que Imaz vendía humo e incluso que formaba parte poco menos que de una secta. ¡Ahí es nada!

Quienes nos dedicamos profesionalmente al coaching, conocemos a la perfección que no es nuestra misión manipular, ni siquiera moldear, y mucho menos lavar el cerebro de quienes se ponen en nuestras manos para mejorar su rendimiento. La tarea es tan básica, y tan compleja y metódica, como la de impulsar una mente más fuerte que termine haciendo un cuerpo más fuerte. Y ahí está el ejemplo de Djokovic, polémicas al margen, que suma años y años en el circuito en una posición casi casi inexpugnable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.