Ancelotti y los cambios en el deporte moderno

Hay momentos en el mundo de disciplinas concretas que llegan a ser revolucionarios: no por los jugadores que los protagonizan sino por el cambio en la técnica, en la estrategia, en los conceptos… transiciones en las que irrumpe un nuevo paradigma y muchos elementos, sobre el tablero, se replantean.

Carlo Ancelotti fue testigo de uno de ellos, en primera persona, y tomó partido. El Milán de Arrigo Sacchi alteró muchos de los moldes futbolísticos en los ochenta y los noventa, y el actual entrenador del Real Madrid tiene, por tanto, una visión y una perspectiva en ese sentido que puede resultar tremendamente enriquecedora.

De ahí que valga la pena analizar su aserto “los jugadores son mucho más profesionales que antes”, pronunciado en un acto en la ciudad del club blanco en el que ha analizado precisamente los cambios en el fútbol: “lo que se hacía en los años ochenta no tiene sentido proponérselo ahora a los jugadores”, ha incidido.

“El cambio nunca parará. La metodología, la estrategia de los partidos, la fisioterapia, la velocidad… Lo que se hacía en los años ochenta es distinto. Y también lo que se hacía hace veinte años”, ha asegurado ante alumnos de la Universidad Europea de más de 50 nacionalidades.

“He tenido la suerte de hacer algo que me apasiona y esta pasión la tengo todos los días. La llave para tener éxito es hacer algo con pasión. Hay que trabajar y tener un poco de suerte. Además, uno no se puede rendir. El liderazgo no se puede enseñar. Es algo que es intrínseco”, ha dicho un Carletto que ha recordado en los siguientes términos la conquista de la Décima: “Era algo que todo el madridismo quería y una gran motivación. Faltó poco para perderla, pero desde el primero hasta el último minuto los jugadores querían ese título. Es la razón por la cual el Madrid ganó la Décima. Fue el ambiente, no solo de un grupo de jugadores. Todo el vestuario estaba muy motivado. También los médicos, los utileros, entre otros. Todos creían en ello”.

El coaching deportivo pretende, en esencia, el máximo desarrollo profesional y personal de quien lo recibe; y realizado de forma óptima y adecuada puede derivar en una gran transformación. Ancelotti, predicando con el ejemplo, hay que reconocer que lo ha entendido sobremanera. Sin estridencias y sin megáfonos artificiales, con eficacia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.