2021: el año que la salud mental salió del armario

Era necesario y ha sucedido. Todo se ha desatado episodio a episodio. “Sufrí problemas de depresión desde el US Open 2018 y me está costando mucho lidiar con ello”, decía Naomi Osaka el pasado 31 de mayo de 2021 en la carta que marcó un antes y un después: una deportista de alto rendimiento (n°2 del mundo, ganadora de 4 títulos de Grand Slam, incluido Australia 2021) decidía abandonar Roland Garros para cuidar su salud mental.

Osaka, japonesa de 24 años, había pedido no realizar conferencias de prensa durante el torneo y había sido sancionada con una multa de 15.000 dólares. No jugó Wimbledon y completó apenas 24 partidos en el año. ¿Qué es la felicidad? Si el ser humano lo supiera, sería mucho más fácil la vida. Lo único que sé es que el tenis te quita muchas cosas, pero también sé que cuando uno gana un partido o un torneo, es la mejor sensación del mundo”, decía Guido Pella en Roland Garros, consultado por el caso Osaka.

El propio Pella, argentino de 31 años, había sufrido depresión y pensó varias veces en retirarse: “Es un deporte muy cruel. Aun los grandes deportistas de todos los tiempos, en momentos que dudan de sus habilidades, ellos pueden apoyarse en el compañero. Si yo quería traer a alguien para que me ayude, no se puede. Es un circuito que te va comiendo cerebro hasta que terminas replanteándote si vale la pena la felicidad que te da la victoria contra lo que son las derrotas”.

Victoria Azarenka, bielorrusa de 32 años, ex n°1 del mundo, decía por su parte en Indian Wells: “Yo creo que el mundo está cambiando, la percepción sobre salud mental. Tenemos empatía cuando vemos a alguien lastimado físicamente. Pero la salud mental es algo que es invisible y creo que es tan fuerte como la salud física. Ojalá pueda haber más herramientas para lidiar con esto, la conciencia es muy importante. Al final del día, todos somos personas, tenemos emociones, sin importar cuánto alguien trate de jugar un papel, o se ponga una máscara. Es una conversación importante, espero que esta conversación siga”.

Esto es sin duda lo fundamental. Que se ha dado el paso clave en el reconocimiento de un problema, en su visibilización, en la definición de su tamaño y su profundidad. Es el primer paso para atajarlo, para abordarlo decididamente y resolverlo. Las herramientas del coaching son numerosas, fuertes, útiles, adaptativas… y no sólo los deportistas a título individual sino los propios clubes empiezan, felizmente, a estar plenamente convencidos de ello. Hay retos y hay trabajo para 2022. Como nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.